A+ A A-
Cenired

Cenired

URL del sitio web: Email: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Convocatoria abierta del 15 de febrero al 31 de mayo de 2016.

Este programa tiene por objeto beneficiar a cuatro (4) profesionales colombianos interesados en realizar estudios de maestría en temas de Desarrollo Agrícola y Rural con énfasis en estudios sobre el cacao en universidades de los Estados Unidos, iniciando su programa en agosto de 2017. Los aspirantes deben tener un proyecto académico, profesional o de investigación, relacionado con el desarrollo rural y/o del sector agrícola colombiano, que sea de alto impacto para Colombia.

 Una vez terminen sus estudios, los becarios deben regresar a Colombia para aportar al desarrollo social y económico del país, y en particular, al desarrollo del sector agrícola y rural.

Durante el proceso de selección se tendrá en cuenta:

  • La relevancia del programa de estudios, el área y el proyecto de investigación.
  • La proyección profesional del candidato para los intereses y metas académicas, científicas y de desarrollo de Colombia y sus regiones y, en particular, asociadas al desarrollo del sector agrícola y rural.
  • El potencial para lograr un impacto significativo en materia de investigación y que aporte a la solución de problemas propios del país, así como a la innovación en temas asociados al campo y el desarrollo agrícola.
  • El impacto multiplicador de los conocimientos y competencias en investigación adquiridos.
  • La capacidad para generar vínculos sostenibles y productivos entre instituciones e investigadores de Colombia y los Estados Unidos.

Áreas de estudio:

Las áreas de estudio, enfocadas a proyectos de cacao, que se apoyarán a través de esta beca son: 

-          Agricultura (Agriculture)

-          Economía Agrícola (Agricultural Economics)

-          Mecánica Agrícola (Agricultural Mechanics)

-          Ingeniería Agrícola (Agricultural Engineering)

-          Desarrollo Agropecuario (Agricultural Development)

-          Entomología Agrícola (Agricultural Entomology)

-          Agronomía (Agronomy)

-          Desarrollo Rural (Rural Development)

-          Planeación Regional (Regional Planning)

-          Administración de Recursos (Resources Management)

-          Ciencias de la Horticultura (Horticultural Science)

-          Horticultura (Horticulture)

-          Tecnología de Alimentos (Food Technology)

-          Ciencias de la Alimentación (Food Science)

-          Ingeniería de Alimentos (Food Engineering)

-          Química de Alimentos (Food Chemistry)

-          Patología Vegetal (Plant Pathology)

-          Fisiología Vegetal (Plant Physiology)

-          Ciencias Botánicas (Plant Science)

-          Economía Forestal (Forest Economics)

-          Economía de los Recursos Naturales (Natural Resources Economics)

Tiempo de financiación:

24 meses para maestría.  

 

http://www.fulbright.edu.co/beca-fulbright-para-el-desarrollo-agricola-y-rural

LAST THURSDAY, I was in a room with Albert Einstein — because I was with a dozen scientists from the Laser Interferometer Gravitational-Wave Observatory, and Einstein was as present for them as if he had dropped by to check their calculations. He would have enjoyed himself, because the LIGO team was announcing the first direct evidence of a phenomenon he predicted a century ago: gravitational waves. The announcement demonstrates, on a grand scale, why and how human beings pursue deep scientific questions — and why it matters.

The LIGO announcement tells two compelling stories.

First, the scientific one: that with his theory of general relativity, Einstein correctly predicted the behavior of gravitational waves, space-time ripples that travel to us from places in the universe where gravity is immensely strong. Those rippling messages are vanishingly faint; until now, they had defied direct observation. Because LIGO succeeded in detecting these faint messages — from two black holes that crashed together to form a still larger one — we have remarkable evidence that the system behaves exactly as Einstein foretold.

With even the most advanced telescopes that rely on light, we could not have seen this spectacular collision, because we expect black holes to emit no light. With LIGO’s instrumentation, however, we now have the “ears” to hear it. Equipped with this new sense, the LIGO team encountered and recorded a fundamental truth about nature that no one ever has before. And their explorations with this new tool have only just begun.

The second story is of human achievement. It begins with Einstein: an expansive human consciousness that could form a concept so far beyond the experimental capabilities of his day that inventing the tools to prove its validity took a hundred years.

That story extends to the scientific creativity and perseverance of Rainer Weiss, professor emeritus at MIT and instigator of the LIGO project, and his collaborators at MIT, Caltech, and elsewhere. Working for decades at the edge of technological possibility, against the odds, Weiss led a global collaboration to turn a brilliant thought experiment into a triumph of scientific discovery.

That narrative includes the dozens of peer scientists as well as administrators from the National Science Foundation who assessed the merits of this ambitious project and determined the grand investment was worth it. The most recent chapter recounts the LIGO team’s scrupulous care in analyzing and presenting these findings. Through the sacred step-by-step process of peer-reviewed publication, they brought us the confidence to share this news — and they opened a frontier of exploration.

Their discovery embodies the paradox of fundamental science: that it is painstaking, rigorous and slow — and electrifying, revolutionary, and catalytic. Without basic science, our best guess never gets any better, and “innovation” is tinkering around the edges. With the advance of basic science, society advances too.

That’s important to understand, because if this nation wants the results of basic research — the great discoveries, new technologies, cures, inventions, and wealth — then we have to pay for it.

The United States has a time-tested way to make those sustained investments. Confronting the terrible challenges of World War II, President Franklin Roosevelt consulted outstanding scientific advisers, including Vannevar Bush, former dean of engineering at MIT. Together, they developed and pursued a wartime strategy of advanced scientific R&D, which ultimately produced the technologies that ended the war.

Federal support for basic research was a big, brilliant idea. By 1950, Congress and President Truman turned that idea into the National Science Foundation.

Across the country, federal investments reinvented American universities as powerhouses of scientific and technological research; ideas that flowed from academic labs fueled one innovation wave after another, and helped deliver huge gains in employment and productivity.

Today, the NSF funds about a quarter of federally supported basic research conducted by US colleges and universities, including almost 40 years of support for LIGO. This distinctive American system for supporting great science is a vital source of our nation’s strength. And, as Americans, it is something we should be deeply proud of. That system belongs to all of us. And in that sense, LIGO’s historic discovery belongs to all of us too.

http://www.bostonglobe.com/opinion/editorials/2016/02/12/the-dividends-investing-science/oprwLAWwW51kkTmbhMORgO/story.html?event=event25

 

The European Master degree in Plant Health inSustainable Cropping Systems (PlantHealth) is a fully integrated and globally competitive Erasmus Mundus Joint Master Degree, designed by leading European universities in the field of Crop Protection, that provides top-level and up-to-date education, qualifying graduates to cope with the challenges in contemporary and future plant health management related to global food safety issues.

http://planthealth.upv.es/general_information

La SAC señala que plan Colombia Siembra del Gobierno no avanza.

La Sociedad de Agricultores de Colombia (SAC) señaló que el crecimiento de las importaciones de productos agrícolas y agroindustriales entre enero y noviembre de 2015 fue el más alto de los últimos nueve años.

El dato de compras en el exterior de ese tipo de productos sumó en total 10,6 millones de toneladas, con un valor de US$5.400 millones, lo que significa un aumento de 9,9% en volumen y una caída de 6,4% en el valor respecto al mismo período del año anterior. El gremio hace estos cálculos con base en información de la Dian.

“Estos resultados hacen evidente la dependencia que ha venido desarrollando el país en materia de importación de productos agropecuarios y agroindustriales, resultado de la falta de una política agraria de estado que brinde las condiciones necesarias para potenciar la inversión y el crecimiento de la producción agropecuaria”, señaló la SAC.

En el periodo al que se refiere el gremio, se importaron 6,5 millones de toneladas de cereales, 9% más que las reportadas un año atrás, principalmente de maíz, que registró un total de 4,4 millones de toneladas con un aumento del 16%.

Al maíz le sigue el trigo, que alcanzó 1,5 millones de toneladas, un descenso de 11,3%. La importación de fríjol de soya subió 39,6%; la de torta de soya, 15,6%; la de aceite de palma, 26,3%; la de leche, 20,3%, y la de arroz, un sorprendente 264%.

“El sector privado representado en la SAC, tiene la esperanza de que con el anunciado Plan Colombia Siembra, que cuenta, según el Ministerio de Agricultura, con $1,6 billones, el país pueda sustituir en el corto plazo parte de los 10 millones de toneladas de alimentos y materias primas agropecuarias que hoy importa, con la posibilidad de exportar, y está dispuesto a trabajar de la mano con el gobierno en esta iniciativa”.

El plan Colombia Siembra fue lanzado en octubre pasado y busca sembrar un millón de hectáreas más en un lapso de tres años (2015-2018). Es de recordar que según el Censo Nacional Agropecuario, en Colombia actualmente hay siete millones de hectáreas sembradas (Lea La meta del millón de hectáreas que tiene Minagricultura).

“Lo que sí preocupa es que desde el lanzamiento del Programa, en octubre del año pasado, no se han presentado acciones concretas para su desarrollo, teniendo en cuenta que el periodo de ejecución va de 2016 a 2018”, señaló la SAC.

La falta de claridad de la procedencia de los recursos así como la concreción de las estrategias han sido puntos que gremios y académicos han criticado del plan que ejecuta el Ministerio de Agricultura. (Lea ¿Qué le falta a Colombia Siembra?).

La apuesta por las Zidres

El Gobierno ha resaltado que una acción clave para impulsar la siembra de hectáreas es la implementación de la ley de Zonas de Interés de Desarrollo Rural Económico y Social (Zidres), que está a la espera de sanción presidencial. Las Zidres son una suerte de zonas francas para el agro, que han sido criticadas por organizaciones, campesinos, políticos y académicos que argumentan que esa figura permitirá la legalización de acumulación irregular de baldíos de la Nación, entre otras cosas. (Lea Así quedó la ley de Zidres).

Durante el último debate de la ley en plenaria del Senado en diciembre pasado, el senador del Movimiento Alternativo Indígena y Social (Mais), Luis Evelis Andrade Casama, afirmó que “no estamos en descuerdo con las Zidres y el desarollo en todo lo bueno que tenga. Pero sí nos preocupa que no haya alianzas reales que permitan que los afros, indígenas, campesinos pobres, puedan mejorar sus condiciones de vida”.

El senador agregó, en respuesta a la cifra según la cual más del 70% de los baldíos adjudicados a campesinos han sido vendidos (cifra que se usó como agrumento para demostrar que los baldíos sólo en manos de los campesinos no es lo óptimo para la productividad), que “no sólo de tierra vive el campesino, también requiere apoyo para lo productivo y el desarrollo, pero no desde la imposición como se ha hecho”.

Insitituciones como Oxfam han argumentado que no se oponen a un modelo de desarrollo rural que mezcle actividad agroindustrial con agricultura familiar, siempre y cuando se garanticen condiciones para la productividad, la seguridad alimentaria y el trabajo digno. De acuerdo con el censo agropecuario, sólo 16% de los productores rurales tienen maquinaria y construcciones, y el 10 y el 11% ha recibido asistencia técnica y pedido un crédito, respectivamente. (Lea Campo: la infraestructura no aguanta).

http://www.elespectador.com/noticias/economia/importaciones-agropecuarias-mas-altas-nueve-anos-articulo-612912

 

Siganos en TWITTER

Directorio

 

Contacto

 
 
 
 
 

Nodo Coordinador

 

blue green orange red

@BHR Grupo Estratégico | Todos los derechos reservados.